Signos de mal agarre en la lactancia

Si te interesa, comparte:

Muchos de los problemas en la lactancia que veo en consulta se deben a un agarre que no es bueno.

Estoy segura de que, si se revisara ese agarre en el mismo momento en que se inicia una lactancia, se evitarían muchas de las dificultades con que se encuentran las madres los primeros días.

Esto sería en un mundo ideal 😒

A día de hoy, desgraciadamente, la mayoría de las mujeres no encuentran ese apoyo en los hospitales cuando nace el bebé 😔

Entonces, cuando las madres empiezan a dar teta con un agarre que no está bien, comienzan también los problemas: dolor y grietas en el pecho, bebés que no paran de llorar o que no ganan peso, tomas interminables…

Muchas de esas lactancias se convertirán en un suplicio para la madre, para el bebé o para ambos, y acabarán fracasando si no se busca solución.

Por tanto, cuanto antes detectemos los signos de un mal agarre, más probabilidad habrá de que esa lactancia funcione.

 

Signos de mal agarre en la lactancia

¿Qué signos pueden hacerte sospechar que el agarre no es correcto?

  • El bebé está intranquilo al pecho

Tiene dificultad para comenzar la toma. Cabecea mucho y se suelta continuamente. Durante la toma no se le ve relajado.

  • Callo de succión

Se trata de una ampolla blanquecina alrededor de los labios, que nos indica que el bebé está ejerciendo una presión excesiva sobre el pezón.

  • Los mofletes del bebé se hunden al mamar

Es signo de que el bebé está succionando del pezón como de una pajita, y no utilizando la lengua como debería.

  • Se oye chasquido durante la toma

La causa es que se pierde el sellado de la lengua en el pezón durante algunos momentos de la toma. Cuando hay un sellado óptimo no debe oírse nada.

  • Tomas interminables

Si la succión no es efectiva, el bebé necesitará el doble de tiempo para extraer la cantidad de leche que necesita. Estará todo el día al pecho, pero no se acabará nunca de saciar del todo. Se dormirá agotado por el esfuerzo, al poco se despertará desesperado de hambre y vuelta a empezar.

Amamantar no debe doler nunca.

El dolor normalmente se debe a un agarre muy superficial, en el que el pezón no queda alojado dentro de la boca donde debe, o bien a que el bebé está apretando demasiado con las encías. Todo esto puede dar lugar también a grietas.

Mal agarre en la lactancia

  • Frecuentes obstrucciones o mastitis

Si no hay un buen agarre, puede que tampoco haya un buen vaciado del pecho, de manera que hay más probabilidad de que la leche quede acumulada en el pecho.

  • Escasa o espectacular ganancia de peso

Si no hay una estimulación adecuada del pecho debido a un mal agarre, puede disminuir la producción de leche y, por tanto, el bebé puede ganar peso muy lentamente o incluso perderlo.

Por el contrario, hay veces que el cuerpo compensa un agarre incorrecto con una superproducción, de forma que el bebé ganará mucho peso en poco tiempo.

  • Síntomas digestivos

El bebé presentará gases, dolor de barriga o regurgitación. La causa puede ser que el bebé recibe más leche del principio de la toma (más rica en lactosa) o también que tiene que tragar más volumen de leche para llegar a la leche más grasa del final de la toma.

Los gases también pueden deberse a la pérdida continua del sellado al pecho.

Causas de un mal agarre en la lactancia

¿Por qué un bebé no se agarra bien al pecho? Pueden ser varias las causas:

  1. Que el bebé no esté bien posicionado

Si, por ejemplo, el bebé está muy separado de la madre, si lo colocamos muy al codo (en vez de en la parte media del antebrazo), si tiene la cabeza girada…Una posición inadecuada dificultará la extracción de leche y será el comienzo de muchas dificultades en la lactancia. Por ello, es lo primero que debemos revisar ante cualquier problema en la lactancia.

Mal agarre en la lactancia

2. Que la lengua no se mueva bien

Debido a un frenillo limitante, a que no tenga fuerza suficiente por una hipotonía muscular o a que haya una compresión de los nervios que la inervan.

3. Problema a nivel craneal, en el cuello o la espalda del bebé

Si hay alguna tensión en el cuerpo del bebé, puede impedirle colocarse en la posición necesaria para succionar de manera efectiva

 

¿Qué hacer cuando hay un mal agarre en la lactancia?

Cuando estamos ante uno o varios de lo síntomas anteriores debemos sospechar que el origen es un agarre incorrecto al pecho.

El siguiente paso será descubrir dónde está la causa de ese mal agarre: en la posición al pecho o en el cuerpo del bebé. Lo solucionamos y se acabó el problema.

Así que para que haya una adecuada transferencia de leche y tú no sientas dolor, asegúrate de que el agarre es correcto.

Mi consejo es que busques a un profesional especializado en lactancia desde el minuto uno para prevenir problemas.

Si ya hay síntomas, no esperes. Los problemas no se solucionan solos y pueden ir a peor.

Y recuerda: la lactancia es cosa de dos, y si no es disfrutada por alguna de las dos partes no tiene sentido.

 

Si necesitas ayuda con alguno de los temas que hemos comentado no dudes en ponerte en contacto con nosotras

Más artículos para ti:

Reconoce posibles problemas en la lactancia

descárgate ahora tu guía gratis

Responsable: Clínica Fisan. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp suscrita al PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Encontrará más información en mi política de privacidad

Curso online

"Bienvenido bebé"

Preparación al parto en pareja desde la comodidad de tu hogar